Peeling

mf-p

Tratamiento médico que consiste en combinaciones específicas de distintos tipos de ácidos a una determinada concentración que aplicados por manos expertas, consiguen renovar las capas superficiales de la piel para corregir imperfecciones.
Todos los peelings usados en nuestra clínica son tratamientos ambulatorios, es decir, que al terminar el paciente se puede marchar inmediatamente y reanudar sus actividades habituales.
En determinadas ocasiones resulta conveniente una adecuada preparación de la piel antes de comenzar el tratamiento mediante cremas específicas. Una vez finalizado el peeling deben establecerse los adecuados tratamientos de mantenimiento y protección solar.

Tipos

Los tipos de peeling se pueden clasificar atendiendo a dos factores principales: la técnica utilizada (peeling químico o mecánico) y el grado de profundidad en el que actúe (superficial, medio y profundo).

Según la técnica utilizada

Atendiendo a los procedimientos que se empleen para renovar los tejidos de la piel, se puede distinguir entre:

  • Peeling mecánico: También llamado dermoabrasión o exfoliación mecánica. Esta técnica consiste en la utilización de un dispositivo mecánico que posee dos cabezales de acero que giran a altas revoluciones sobre la piel. El movimiento de los cabezales permite obtener una exfoliación muy suave y superficial con el que se logra una regeneración celular y se incrementa la producción de colágeno. Con esta técnica se puede conseguir un incremento en la elasticidad y tono de la piel.
  • Peeling químico: La quimioexfoliación o peeling químico consiste en la aplicación controlada de sustancias químicas corrosivas para la piel con el fin de producir la eliminación de la epidermis y de partes variables de la dermis que, posteriormente, serán reemplazadas por otras nuevas.

Según el grado de profundidad del tratamiento

Se puede realizar también una clasificación de los tipos de peeling atendiendo a la profundidad de las zonas donde actúe. Siguiendo este criterio, se pueden diferenciar tres tipos:

Peeling superficial: Actúa sobre la capa más superficial de la epidermis, la capa córnea, y puede ser utilizado en todo tipo de piel. Se emplea para eliminar arrugas poco profundas, líneas de expresión y para reducir el impacto producido por las lesiones del acné. Con un peeling superficial, la piel queda enrojecida durante unas horas y se puede volver a repetir la sesión a los 15 días.

Peeling medio: Indicado para eliminar algunas arrugas (sobre todo de expresión), manchas producidas por el sol y marcas del acné. El tratamiento provoca enrojecimientos y descamaciones, y puede repetirse cada cinco o seis semanas.

Peeling profundo: Se emplea en el tratamiento de todo tipo de arrugas, manchas de la edad, cicatrices y lentigo solar. Esta técnica suele producir descamaciones intensas y enrojecimiento que puede llegar a durar entre cuatro y cinco días. Entre la sesiones deben pasar, al menos, unas ocho semanas.

Posibles complicaciones

El hecho de emplear sustancias cáusticas e irritantes sobre la piel puede traer algunas consecuencias, por lo que es necesario seguir las recomendaciones del especialista y establecer una serie de cuidados post peeling para garantizar el éxito del tratamiento y evitar posibles complicaciones, como:

  • Hiperpigmentación: Es el oscurecimiento de un área de la piel producido por el exceso de melanina. Aparece con frecuencia en zonas de mayor exposición solar, como las mejillas.
  • Hipopigmentación: Palidez y decoloración en algunas zonas de la piel. Es difícil de solucionar y su pronóstico es peor que el de la hiperpigmentación.
  • Eritema persistente: Consiste en la aparición de lesiones eritematosas de la piel, acompañadas de vesículas y ampollas. Aparece generalmente de los siete a los 14 días después del peeling y tiende a desaparecer espontáneamente en semanas posteriores. Si el eritema se mantiene por un tiempo inferior a los dos meses no debe considerarse como complicación, sino como efecto colateral frecuente.
  • Infecciones: La infección causada por el uso de sustancias químicas después de un peeling puede dejar como resultado cicatrices importantes. No es recomendable realizarse un peeling si se ha sufrido recientemente una infección por herpes o si se sufre de herpes crónico.
  • Cicatrices hipertróficas: Aunque no es frecuente, existe el riesgo de aparición de cicatrices en pacientes que han seguido un tratamiento con isotretinoína recientemente, por lo que es recomendable no someterse a un peeling si no han pasado, al menos, seis meses desde que finalizara la terapia.